¿Quién ora por nosotros?

¿En las oraciones no nos hallamos?

¿En la palabrería del alma y del corazón dónde andamos?

¿A quién recurrimos en el sentimentalismo del alma?

Al final del barranco, en el tunel antaño se asoma el destino que con alas negras y hermosas nos acoge.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s