Nenomactiliztli

No sé si llegaré al paraíso o a un jardín hermoso. Sólo quiero salir corriendo de la historia, de los grilletes que pesan y los árboles de otoño que se niegan a cambiar.

Quiero negar el instinto de vivir y entregarme a la ausencia, al basto vacío que se presente frente a mí.

Quiero curar marchándome navegando en ríos ferrosos, quiero que olviden, no ser piedra en el camino ni desilusión de nadie para nada.

Quiero que mi voz en éste aire calle y nadie más la escuche porque nadie ha de recordarme entre risas y buenos aromas; porque la luz siendo sombra en mí oscurece las pálidas horas que se niegan a brillar en la oscuridad.

Quiero, por primera vez en ésta consciencia, hacer el acto de sacrificio y amor más grande y sublime renunciando a caminar por las hojuelas de los vidrios que he roto y que a nadie satisfacen.

Quiero dejar de romper con mi haliento, dejar de escupir cuando hablo y de sangrar cuando callo.

Quiero volver a intentarlo en el andén de lo nuevo, ya no en la amarga línea del ayer y la culpa, de la traición y la descepción.

Quiero que mis cuatro lúceros estén tranquilos ante la guillotina del palco, que reciban en sacrificio mis andanzas de horror.

Quiero un beso que me acompañe y que diga que todo marchará bien, que el sacrificio no fue en vano.

Quiero que los dulces ojos no se manchen nunca más, que las manos frías y las galaxias en las caras hagan movimientos de libertad.

Quiero apagar los pasos, no dejar huella en el camino, que la estrella mayor de mi cielo nunca deje de brillar, que el padre sol que me alumbró no se apague. No quiero culpas ni penas ni recuerdos de sobremesa, tampoco responsabilidades adjuntas.

Que nadie me siga y que nadie sepa a dónde voy. Quiero ver por última vez esos pares de ojos, decir adiós sin que lo sepan, el último abrazo no merecido.

Que el emprendimiento de éste viaje sirva para sanar, para florecer y crecer, un homenaje a lo que siempre fue: espina y luego rosa, tormenta y luego paz.

Quiero el silencio del verso, hacerme uno con el universo, desaparecer por un rato y sólo así dejar de temblar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s